Estudiantes de Ing. en Biotecnología Vegetal, inician ventas de plantas de Paulownia

Ulonia, es el nombre de una nueva empresa que formaron dos alumnos de último año de la carrera de Ingeniería en Biotecnología Vegetal, impartida por la Facultad de Ciencias Forestales (FCF), Universidad de Concepción. Klaus Vennik y Gabriel Pulgar son dos jóvenes emprendedores que por medio de semillas artificiales buscan potenciar el cultivo de Paulownia en Chile.

Paulownia es una especie originaria de China, popular por sus variadas características que lo posicionan como un gran aliado en la lucha contra la desertificación y cambio climático. Entre sus particularidades destaca la capacidad de recuperación de suelos degradados, su rápido crecimiento y su gran capacidad para la absorción de CO2, siendo 10 veces mayor que cualquier otro árbol.

La idea de este proyecto, nace luego de que dos docentes de FCF viajaran a China a fines 15966687_10210651881907563_1341816063_o-1030x773del año 2015 para obtener mayor conocimiento del cultivo de este árbol. Esto se suma a la edición de un libro sobre esta especie, editado por los académicos Fernando Muñoz y Jorge Cancino, despertando la atención de los jóvenes estudiantes, quienes comenzaron a informarse y a trabajar en el cultivo de esta especie.

Durante el proceso advirtieron que el híbrido que ellos utilizan no producía semillas viables, lo que los motivó a aplicar sus conocimientos de biotecnología. “En este caso, las semillas artificiales son muy parecidas a la semilla natural, pero se hacen de forma artificial con una matriz nutritiva y adentro tiene un embrión obtenido por cultivo de tejido vegetal. Esta es una técnica que se ha utilizado en otras especies y en este caso es interesante, porque el híbrido de Paulownia que nosotros utilizamos, que no es invasor, no produce semillas viables. Entonces, mediante tecnología vegetal, se pueden obtener estos embriones y encapsularlos en esta matriz y utilizarlos como semillas naturales”, explican los jóvenes emprendedores.

Con la idea de generar esta semilla artificial obtuvieron el tercer lugar de “Ideas Lab College”, del concurso de GEARBOX que les permitió obtener el apoyo de Incuba UdeC. Este fue el primer paso de un camino que en noviembre del año pasado se reforzó aún más, cuando se adjudicaron el Programa de Apoyo al Emprendimiento (PRAE) de la Región del Biobío, lo que les brindó un financiamiento importante para consolidar a Ulonia como empresa.

Si bien el planteamiento inicial era exclusivamente la venta de semillas, ésta fue mutando hasta llegar a la conclusión de que las necesidades de los clientes apuntaban en otra dirección. “La necesidad final del cliente y del usuario es la planta como tal; ellos no necesitanPaulonia la semilla, sino que necesitan la planta para poder comenzar. Nosotros vimos que la semilla se necesita para poder reproducir esta planta y poder propagarla, pero finalmente es la planta la que tiene el valor comercial”, señala Gabriel Pulgar.

Lo que propone Ulonia es asesorar a sus clientes en todas las etapas del proceso. “Como empresa queremos contactar al cliente y saber después qué se va a hacer con esa madera, porque esa también es una preocupación del cliente, el cómo la cosecho. La idea es cubrir todo ese ciclo, para que el cliente no quede desamparado”, especifica Klaus Vennik.

Respecto a este emprendimiento, uno de los profesores que ha apoyado la iniciativa, Dr. Fernando Muñoz, destacó que “lo novedoso es que ellos hayan persistido en la idea, muchos lo toman, pero lo dejan, de a poco, al andar; ellos han persistido, han ganado financiamiento por parte del Estado y continúan trabajando y se han dado cuenta que hay un mundo grande en esto, pero que tienen que ir trabajando paso a paso en este tema. Yo creo que si continúan así les va a ir muy bien en este mundo de los negocios”.

Ulonia, encabezada por estos dos futuros biotecnólogos, espera comenzar la venta de sus primeras plantas de Paulownia en el mes de octubre. Este es el primer peldaño de un emprendimiento a escalar que pretende internacionalizarse en el futuro. “El próximo año, más o menos en esta fecha, esperamos postular a una aceleradora de negocios, donde ya vamos a pulir toda la parte administrativa de la empresa y esperamos poder internacionalizarlos”, comentan con entusiasmo Klaus y Gabriel.

Guardar